Expertos en nutrición deportiva desde 1999
Contacto956 30 01 08
Jueves - 20.Septiembre.2018

EXPERTOS

en nutrición deportiva desde 1999

MEJOR PRECIO

Ofrecemos el mejor precio garantizado

ENVIOS GRATIS

para pedidos superiores a 29 €

PAGO SEGURO

Tarjetas, paypal, contrarreembolso

Estás en Empresa > Blog

ENTREVISTA A CONCHI BADILLO EN DIARIO DE JEREZ

Las medallas son una señal, volveré a hacer buenas marcas"
La jerezana afronta una nueva temporada con ilusiones renovadas tras su éxito en el Campeoanto de España de Verano Su objetivo a corto plazo, disfrutar de su recuperación
Conchi Badillo representa el triunfo de la voluntad y de la constancia como pocos deportistas. Las lesiones han marcado los últimos años de su trayectoria y precisamente cuando más disfrutaba de la gloria. A los Juegos Olímpicos de Londres llegó mermada por una fractura de codo pero lo peor estaba por llegar. Cuando comenzaba a ver la luz al final del túnel, otro contratiempo y esta vez también grave, se rompió los escafoides del pie izquierdo con una pesa de 25 kilos. Le tocaba volver a empezar. 
Le costó muchísimo más de lo que pensaba pero lo logró gracias a su dedicación y al gran apoyo de su entrenador, Fred Vergnoux, del Club Natación Sabadell. Siempre la animó y el pasado verano, justo antes de viajar a Las Palmas, en unos momentos en los que ni se sentía segura ni rápida en el agua, le dio "un par de consignas técnicas que cambiaron mi forma de pensar. Y salió bien. Una de las frases de él que más me gustan es "hay que hacer cosas diferentes, para obtener resultados diferentes. No hay que esperar, hay que provocar las cosas". Me lo apliqué y volví a ser feliz". 
La consecuencia de todos esos consejos, una participación espectacular en Canarias -fue campeona de España en 50, 100 y 200 metros braza- y vuelta a la normalidad para afrontar con garantías una temporada para la que ya se está preparando con la ilusión de una principiante. 
En agosto, recargó las pilas en Jerez y en la playa y ahora ya entrena duro a diario en Sabadell. 
-¿Qué supusieron para usted las tres medallas de oro en el Campeonato de España de Verano después de tantos problemas con las lesiones? 
-Fueron una recompensa muy grande para un año muy duro, de mucho trabajo y de una recuperación muy muy lenta de la lesión del codo. Lo mejor de las medallas es lo que significan. Para mí, fueron una señal de que, aunque aún me faltan grados de movilidad del codo, puedo hacer buenas marcas y puedo volver a estar ahí. Pienso luchar al máximo de mis posibilidades. 
-De las tres, ¿cual fue la que más le costó conseguir? 
-Cuando me lesioné, perdí toda la fuerza y toda la técnica que tanto me había costado conseguir. En eso es en lo que trabajamos durante toda la pasada temporada y la progresión fue muy lenta. Ahora que empiezo a recuperarlo todo, quizás es mas fácil nadar una prueba mas lenta como es el 200 porque da tiempo a pensar cómo tienes que hacer para que salga todo perfecto y es más complicado nadar pruebas rápidas y de velocidad porque es más fácil cometer fallos y hace falta más fuerza. Las pruebas que más me costaron sacar adelante fueron el 100 y el 50, aunque las gané por cabezona. 
-Lógicamente, se saborean mucho mejor los triunfos cuando las lesiones juegan tan malas pasadas...
-Evidentemente. Pocas veces me he ido de un campeonato de España sin medallas, pero cuando lo he hecho, me ha dado mucha rabia, aunque todo tiene un motivo. Este año, fui a Palma en diciembre con una semana y media de entrenamiento y convaleciente de una fractura de escafoides del pie izquierdo. Nadé porque el club lo necesitaba. Luego, fui al Open de Pontevedra con una reciente operación para quitarme adherencias del codo y tampoco estuve lo suficientemente competitiva. En Canarias, por fin, tantas caídas y remontadas como tuve durante toda la temporada tuvieron su recompensa. Suelo ser bastante constante en todo y de las que piensan que con trabajo, todo es posible. 
-¿Cómo asimiló perderse el Mundial de Barcelona tan cerca de 'su casa', Sabadell? 
-Cuando me caí, pensé que en Londres no iba a nadar bien pero que podría hacer una buena temporada de invierno. Al no conseguirlo, volví a ponerme como objetivo el Open y Barcelona 2013, pero cuando me tuve que operar el codo por segunda vez, ya sabía que no iba a llegar al Mundial. No fue una decepción no poder nadar en Barcelona, lo fue no estar recuperada. He tenido que sacrificar muchas competiciones y de no haber logrado buenos resultados en el último campeonato de la temporada, hubiese sido un año perdido. Pero no lo fue, viendo lo que hice en Canarias, ahora me planteo una muy buena temporada 13/14. Estoy muy ilusionada y con ganas de hacer cosas importantes otra vez. 
-¿Cómo se plantea el futuro inmediato con tantas dificultades económicas en el Club Natación Sabadell? 
-De momento, vamos tirando hacia delante. La verdad es que es una lástima que los recortes afecten tanto a deportes que no tienen ningún tipo de ayuda. La natación dicen que es minoritaria, pero, ¿cuánta gente nada en realidad? Yo nunca he nadado para ganar dinero, simplemente he pedido ayudas para que me costara lo menos posible. Y lo que he ganado con mis resultados, es lo que invierto en mi preparación. Pago los gastos de una vida en Sabadell, concentraciones que no paga nadie si no estás en el equipo nacional, bañadores de competición que cuestan entre 300 y 400 euros, material de entrenamiento, suplementación... Mi intención es seguir como la temporada pasada, sería perfecto, pero quizá tenga que compaginar trabajo y entrenamientos para poder seguir costeando todo esto. 
-Con tantos problemas, ¿su siguiente reto cuál es? 
-De momento, me planteo los años de uno en uno. Cuando conseguí la mínima para los Juegos Olímpicos de Londres, pensaba nadar en Barcelona 2013 y después seguir como un hobby, pero la lesión lo cambió todo. Después de este año tan frustrante y duro pero con un final tan bonito, me planteo disfrutar todo lo posible la temporada que va a empezar. Ese es mi objetivo, que no es fácil. Solo así se consiguen resultados. 
-¿Espera más ayudas después de volver a dominar todas las pruebas de braza? 
-Me encantaría recibir más ayudas. Además son ahora cuando más se necesitan. De momento, sólo Energyum Sport colabora conmigo y me asesora en temas de suplementación y dieta. Por lo demás, es tremendamente difícil conseguir algo. 
-Cuando está mucho tiempo fuera de Jerez, ¿qué es lo que echa más de menos?, ¿cómo lo supera? 
-La familia, por supuesto. Lo más duro es llegar a casa después de un día malo y que no estén los papis para darme mimos, porque por teléfono no es lo mismo. El teléfono y las nuevas formas de comunicación como skype o whatsapp ayudan bastante pero los que me ayudan a poner la cabeza de nuevo en su sitio son mi pareja, mi entrenador y mi perro. Me aguantan y siempre están ahí.
23/09/2013