Expertos en nutrición deportiva desde 1999
Contacto956 30 01 08
Lunes - 21.Mayo.2018

EXPERTOS

en nutrición deportiva desde 1999

MEJOR PRECIO

Ofrecemos el mejor precio garantizado

ENVIOS GRATIS

para pedidos superiores a 29 €

PAGO SEGURO

Tarjetas, paypal, contrarreembolso

Estás en Empresa > Blog

¿Nuevo en el gimnasio? ¡Aquí algunas nociones básicas y recomendaciones!

¡Y llegó septiembre!

Muchos de vosotros retomáis vuestra actividad física después de unas más que merecidas vacaciones. Por otro lado, otros aprovechan para iniciarse en este mundo.

El objetivo es muy sencillo, mejorar la salud y conseguir unas metas fijadas en cuanto aspecto físico y rendimiento se refiere. Pero... ¿por dónde empezar? ¿qué debo saber? ¿cómo funciona todo esto?

No te preocupes, te hemos organizado un recopilatorio con la información imprescindible que debes conocer para empezar con buen pie.

1.- Entrenamiento, alimentación y descanso

Sí, estos tres pilares son los cimientos de una progresión en el rendimiento dentro del gimnasio. Si no se mantiene el equilibrio entre ellos, dificilmente lograrás avanzar tal y como deseas.

Muchos empiezan llevando su cuerpo a niveles extremos de entrenamiento, sin compaginar con una dieta y descanso adecuados. Progresión constante, pero poco a poco.

2.-¿Mover más kilos significa más músculo?

Sí, y no. Tu cuerpo crece cuando las fibras musculares sufren roturas causadas durante el entrenamiento. Al mover cargas, tu cuerpo intenta adaptarse a dicho peso por lo que se ve obligado a crecer. Para ello, necesita de ladrillos (proteínas, vitaminas, aminoácidos...) que provienen de la alimentación con el que reparar dicha rotura. Sin embargo, levantar 100 kilos 1 sóla vez y sin la técnica adecuada no te va a proporcionar ninguna ganancia, sino todo lo contrario.

Lo ideal es mantener un rango de repeticiones de entre 6 y 12, alternando este número de repeticiones en tu rutina para sorprender a tu cuerpo y que no se adapte al mismo ejercicio. Si no es así, estaremos entrenando nuestra fuerza, que aunque luego nos permite trabajar con un mayor peso la fase de hipertrofia (incremento de volumen muscular), en sí no hace crecer el músculo.

Si fuera así, ¡el 80 % de los obreros del mundo serían campeones de fitness!

Por tanto... ¡técnica siempre por delante de peso!

3.- ¿Qué debo comer?

Tu cuerpo va sufrir un desgaste a través del ejercicio. Perderás minerales mediante la sudoración, deberás recargar tus reservas de glucógeno (energía almacenada en los músculos) y proporcionar a tu organismo las proteínas necesarias para poder llevar a cabo la reconstrucción muscular.

Por tanto, grasas saludables, hidratos de carbono (en su mayoría complejos) y proteínas de alto valor biológico son imprescindibles para el progreso. No elimines ninguno de estos tres macronutrientes, huye del mito de que las grasas engordan o se transforman en grasas (las saludables claro está) y lleva a cabo un estido de vida saludable.

4.- Huye del mito de que la suplementación es dopaje

Desconocimiento. Es la única causa que encontramos ante las numerosas personas que piensan que un batido de proteínas te va a poner súper cachas y es perjudicial para tu salud. La suplementación deportiva consiste en un aporte de nutrientes que puedes encontrar en los alimentos, pero que facilita su consumo, mejora la calidad de lo mismos, y te permite llegar a un nivel óptimo de rendimiento.

Así, la proteína de suero proviene principalmente de la leche (aunque también la puedes encontrar de otras fuentes animales como de ternera, vegetal...). Si bien, una bebida para el desayuno o un zumo industrial nos aporta una serie de macronutrientes ( principalmente azúcares, aditivos y bajos en proteínas y grasas necesarias para nuestro organismo), un batido de proteína hace la misma función sólo que es en los niveles de cada uno de ellos donde radica la diferencia (nada o apenas azúcares, bajos en grasas y ricos en proteínas). Es, simplemente, similar a ingerir dos latas de atún.

Pero no sólo se reduce a eso, la glutamina no es un producto creado químicamente, sino que se obtiene de alimentos ricos en dicho aminoácido, del mismo modo que ocurre con la creatina, o el termogénico está compuesto por componentes naturales que ayudan a la pérdida de grasa como puede ser la cafeína, extractos de té o carnitina, presente en el pollo, lácteos, pescados o carne de cerdo.

 

13/09/2017