Expertos en nutrición deportiva desde 1999
Contacto956 30 01 08
Domingo - 27.Mayo.2018

EXPERTOS

en nutrición deportiva desde 1999

MEJOR PRECIO

Ofrecemos el mejor precio garantizado

ENVIOS GRATIS

para pedidos superiores a 29 €

PAGO SEGURO

Tarjetas, paypal, contrarreembolso

Estás en Empresa > Blog

Consejos para acabar con el estancamiento en el gimnasio

Cuando nos iniciamos en el mundo deportivo, y más concretamente en el ámbito de la hipertrofia, podemos apreciar que los cambios se producen con cierta celeridad. Sin embargo, transcurrido cierto tiempo, la evolución se genera mucho más lenta, llegando hasta tal punto en el que nos estanquemos.

Eso es debido a que nuestro cuerpo se ha acostumbrado a dicho estímulo, y que ya no ve una razón para crecer frente al mismo. Por ello, existen distintas formas de combatir esta situación y conseguir proseguir constantemente.

Incrementa la carga en tus sesiones de entrenamiento

Si siempre manejas la misma carga en tus rutinas de entrenamiento, tu cuerpo no verá razón alguna para crecer. Por ello gran parte de las rutinas extendidas dentro del sector, tienen como premisa el incremento progresivo del pesaje.

Es decir, si consigues dominar un peso en base a un número determinado de repeticiones, quiere decir que tu cuerpo está listo para dar un paso más y comenzar a manejar una carga superior. Eso sí, debes ser consciente de que no podrás de manera generalizada incrementar dicho peso sesión tras sesión. Siempre debes mantener una técnica correcta que mantenga bajo estrés al grupo muscular ejercitado por lo que, intenta subir de nivel una vez dominado plenamente el anterior.

 

Incrementa la intensidad de tus sesiones en el gimnasio

A veces, incrementar la carga es realmente complicado si se quiere mantener una técnica correcta. Otra forma de sorprender al músculo es realizar un mayor número de repeticiones de modo que, el volumen de entrenamiento sea superior a lo normal.

Si generalmente venías realizando repeticiones de 6 para un determinado peso, intenta llegar a 8, o quizás 10 y verás como en la próxima podrás llegar al número de repeticiones inicial, pero eso sí, con un mayor peso.

Además, una alta intensidad en el entrenamiento contribuye a activar la hormona de crecimiento y la testosterona, lo que nos proporcionará una mayor ganancia muscular.

En la variedad está la clave

Ninguno de los dos modelos es mejor que el otro. Lo ideal es ir variando tu rutina en cuanto a pesos y repeticiones (inversamente ambas variables), de modo que tu cuerpo nunca logre adaptarse a un tipo de entrenamiento determinado y, por consiguiente, siempre tenga una excusa para seguir creciendo.

 

 

20/09/2017